Traduzca la página
Síndrome Premenstrual

Síndrome Premenstrual: Cambios Físicos y Mentales

Tal vez has conseguido descubrir que ayer algo debió pasar durante la noche porque has amanecido distinta. Tienes un estado de ánimo incómodo y pesado; igual que tus pies que no andan con la misma agilidad.

Tal vez será por esa sensación de pinchazo electrificado que notas en la base de tus lumbares y que está consiguiendo envenenar tu buen carácter a cada segundo que pasa.


 Sabes que eres una persona alegre, emprendedora, cariñosa y sacrificada... excepto hoy. Hoy te da un poco igual todo y todos, no hay ganas ni fuerzas para ellos.


 Hoy no tienes más amigos que el silencio y el deseo de mantenerlo a solas. Pero la soledad no te está hoy permitida: hoy tienes los mismos hijos que ayer, que salen a la misma hora del mismo colegio, que comen en la misma mesa la comida que tus mismas manos cocinan, el mismo jefe y el mismo telefono que suena con el mismo tono a todas horas: todo es aparentemente igual que ayer, que anteayer... Todo excepto tú.


 Hasta tu cuerpo parece haber perdido atractivo en unas horas.


Ayer sonreías a la madre de una chiquilla a la salida del colegio: hoy prefieres esquivarla. Ayer saludabas a tu marido con un abrazo y un beso y hoy te alegras del sms que te ha enviado

diciendo que no viene a comer.

Tienes ganas de llorar y no sabes porqué. Estas nerviosa y tampoco encuentras motivo... Te sientes irritable y sabes que hoy toda chispa es la adecuada para arder en enfados. Todo esta mal, o como mucho, regular... y no es la primera vez.


Este estado sabes que no dura solo un día que aun habrá más escollos a sortear en la proxima semana. Mas enfados que mitigar y mas lagrimas que esconder. Te sientes como una olla a presión que emite silbidos anunciando el desastre que producirá abrirla.

Te conoces (o eso crees) y sabes que cualquier cosa puede hacer estallar la dinamita en la que te has convertido, así que: TIENES que hacer algo... y ya!!! Si no te sentirás culpable en muy pocas horas... como tantas veces!! Pero el que? Si ya has estado así muchas veces y nunca has conseguido algo que funcione.... salvo peleas por estupideces que ayer te resultaban cómicas: con tus hijos que no te hacen caso, con tu marido que parece ya estar al límite de su paciencia, con tu hermano que vuelve a molestar con sus historias, con tu madre: con todos. Malas caras. Silencio. Quejas. Dolores.

Y la maldita pregunta persistente que parece que todo el mundo haya aprendido: que te pasa? Tienes mala cara: estás bien?... Hay algo que no entiendes: ¿Por qué cuando viene la regla todo cambia en pocos días de nuevo y el sol vuelve a brillar junto con tu expresión agradable?


El problema común al 70 por ciento de mujeres...el síndrome premenstrual


A veces cuando un problema es muy común sufre un proceso de habituación social por el cual pierde importancia: es el caso del síndrome pre-menstrual y de su hermano sintomatologíco mayor: el trastorno disfórico premenstrual (PMDD).

Además estos síndromes han sufrido un proceso cultural (anti-cultural, tal vez) por el cual se les ha calificado de forma burlesca, a veces machista: como “tonterías”, “rarezas femeninas” u otras frases despectivas de igual calado muy asociadas a una visión sesgada del ciclo menstrual de toda mujer. Lejos de ser “tonterías” las descompensaciones cíclicas que puede acarrear el PMD, y sobretodo su vertiente más grave.

El Trastorno disfórico premenstrual (PMDD), pueden convertir el día a día de cualquier mujer en un camino vital impracticable. No es extraño que ambos síndromes, en sus vertientes más graves, provoquen problemas emocionales serios, disputas y rupturas familiares y dificultades serias en lo laboral o académico.

Situemos ambos problemas:

El síndrome premenstrual (PMD) es un amplio conjunto de síntomas que aparecen entre 11 y 5 días antes del sangrado menstrual. Dichos síntomas suelen desvanecerse con la llegada del sangrado o pocos días después. Entre ese amplio conjunto de síntomas encontramos efectos psicológicos y físicos. La ansiedad, intranquilidad, irritabilidad, tristeza, impotencia, apatía, falta de deseo sexual, deseo de aislarse, descontrol... son algunos ejemplos de los primeros.

Los dolores musculares, el insomnio o la hipersomnia, el cambio en el apetito, el dolor en los senos, dolor de cabeza, fatiga son algunos de los síntomas físicos. El conjunto de síntomas avanza y varía en la segunda fase del ciclo hasta llegar a la menstruación. Una vez empieza el sangrado los síntomas remiten y en pocas horas o días desaparecen.


Quien es más propensa a desarrollar el PMD?

Los estudios parecen destacar que las mujeres de mediana edad (entre 30 y 45 años), con historia de haber sufrido trastornos de orden ansioso-depresivo anteriores y que al menos han tenido un hijo son más propensas a sufrir el síndrome.

 

Tiene cura?

Tres son las claves para conseguir que ese grupo de síntomas desagradables para la mujer y su entorno disminuyan hasta casi desaparecer.


1-      El correcto diagnóstico y tratamiento por parte de los profesionales de la salud: Ginecólogo o Psicólogo. La mejor forma de detectar el síndrome es realizar un calendario del ciclo menstrual en el cual se van anotando, durante dos o tres ciclos, los síntomas que van apareciendo cada día. Con ese registro del día a día se obtiene una enorme información para acercarnos al diagnóstico del PMD o PMDD.

2-      Las habilidades psicológicas de control de los estados de ánimo. El identificar los síntomas como lo que son y no atribuir su causa al entorno o a los demás: no huir del problema y afrontarlo con la ayuda de la psicoterapia. Dos modelos de psicoterapia son altamente efectivas: la cognitivo-conductual y las terapias breves estratégicas.

3-      Un correcto equilibrio entre una dieta adecuada, estilo de vida sano y la práctica de algún deporte es un factor que reduce de forma significativa los síntomas principales.


Tratamiento:

Tu ginecólogo se encargará de prescribir aquellos tratamientos que puedan aliviar los síntomas del PMD o PMDD. Recuerda que la automedicación es una forma de solucionar un problema creando otro mayor, así que consulta a tu ginecólogo antes de utilizar fármacos.

Tu psicólogo, durante el tratamiento psicoterapéutico te enseñara a manejar los diferentes estados de ánimo nocivos y cambiantes así como los “ataques” de ansiedad o de rabia que pueden aparecer con frecuencia. Identificarás los síntomas con tu él y estableceremos estrategias que nos permitan prevenir y controlar dichos síntomas.


Estrategias que a su vez serán útiles en otros ámbitos de tu desarrollo. A su vez tendremos en cuenta las relaciones con tu entorno (pareja, hijos, trabajo, familia) ya que con la presencia del PMD pueden verse seriamente dañadas todas esas relaciones.

Tu actitud de mejorar será tu principal arma para mejorar!!!

Asimismo se te indicará una correcta dieta, basada en alimentos que contengan algunos suplementos nutricionales como la vitamina B6, calcio o magnesio.

Se te invitará a practicar algún tipo de ejercicio o deporte.

Se te recordará que algunos hábitos nocivos como el fumar aumentan los síntomas de forma clara. Y deberás disminuir el consumo de cafés, alcohol y azucares simples.

Siguiendo ese sencillo plan terapéutico los síntomas del síndrome premenstrual o de su vertiente más grave el trastorno disfórico premenstrual  suelen seguir una proceso de mejoría muy clara hasta su completo manejo y desaparición.

DR.JOSE JAVIER SALVA GARAU, ESPECIALISTA EN OBSTETRICIA Y GINECOLOGIA

Mujer y Vida

Viajes y salud.
Noticias
Con una analítica de sangre, podrán detectar en un cáncer de mama. El riesgo de metástasis, en 3 años antes. Identifica ADN circulante con la &...
Un hallazgo casual que puede cambiar la medicina contra el cáncer. Por casualidad, científicos británicos han identificado una proteína que ...
Hoy 8 de marzo del 2015 se celebra el Día Internacional de la Mujer.   El Día Internacional de la Mujer es un buen momento para reflexionar y...
Joven de 16 años inventa sensor para detectar cáncer en cincos minutos A los 15 años, Jack Andraka, un estudiante estadunidense de secundaria...
Curar el cáncer ha sido, es y seguirá siendo la gran batalla perdida del ser humano. O no. Unos científicos israelíes han anunciado que están a u...
Todo empezó hace unos 8 meses. El 14 de enero, mi marido y yo fuimos a nuestra primera consulta de Reproducción Asistida. Llevamos 4 años intentand...
© Mujer y Vida (2011)